Historia

Su nacimiento se origina con la “Fundación Septiembre” en el año 1973, la que tenía como objetivo prestar ayudar a los hijos de integrantes de las Fuerzas Armadas y Carabineros caídos en actos de servicio.

 

En marzo de 1990, la Fundación cesó sus funciones, dejando en el desamparo a hombres y mujeres del verde uniforme. Previendo esta situación, el año 1989, el General Director (R), Rodolfo Stange Oelckers, se encargó de formular las bases de una nueva fundación que amparara a Carabineros.

 

Para ello, encomendó al entonces Jefe del Consejo Asesor Superior, General Inspector (R), Guillermo Orlando Rosales Jiménez, emprender estudios y redactar el proyecto que permitiera mantener e incrementar el apoyo espiritual y material  que brindaba anteriormente la “Fundación Septiembre” a los funcionarios.

Bajo la función de beneficiar a las familias de quienes sufrían los efectos del accionar criminal en virtud de su investidura institucional, se crean los primeros lineamientos de la Corporación Paz y Familia, simbolizando en su nomenclatura la misión de paz del Carabinero, que entrega su vida por el orden público y la seguridad de las personas, y trasladando a su grupo familiar esa alta jerarquización de la tarea.

Activas gestiones, reuniones y consultas, con participación de los Círculos de Amigos y de altos ejecutivos del sector privado movilizaron la voluntad general. Se analizaron los aspectos jurídicos y financieros de la iniciativa, y ésta terminó plasmándose en un proyecto cuidadosamente elaborado en el que la vinculación entre el nuevo organismo y Carabineros fijaba transparentes parámetros de relación entre la institución y la civilidad.

 

La Corporación Paz y Familia se compone de un directorio integrado por representantes de Carabineros y socios voluntarios civiles y sus principales funciones son cotejar opiniones, recolectar ideas y entregar los resultados de los debates en resoluciones definidas.

General Director Rodolfo Stange Oelckers

De esta manera, se elaboraron los Estatutos de la Corporación bajo los siguientes objetivos:

 

 

a. Proporcionar ayuda material y moral a los funcionarios de Carabineros y a sus grupos familiares que hayan sido víctimas de acciones terroristas.

 

b. Otorgar becas a los hijos de funcionarios de Carabineros, cuyos padres hayan muerto en cumplimiento de su deber y como consecuencia de atentados violentistas.

 

c. Cooperar con las Direcciones de Bienestar y de Previsión de Carabineros u otros servicios de la Institución, en las acciones que fueren necesarias para la recuperación y rehabilitación de los funcionarios víctimas de atentados terroristas.

 

d. Proporcionar dentro de sus posibilidades, los recursos económicos y demás que se requieran para el esclarecimiento de los hechos delictuales en que fueren víctimas los funcionarios de Carabineros, propendiendo al ejemplarizador castigo de sus autores por parte de los Tribunales de Justicia.

 

e. Financiar, sin perjuicio de los aportes del sector público y de la comunidad en general, las obras y programas que fueren necesarios para la consecución de las finalidades anteriormente mencionadas.

 

 

Av. Libertador Bernardo O'Higgins N° 1196, Piso 12, Santiago.

Fono 2922 0064, 2922 0058, 2922 0052

© Todos los derechos reservados a Corporación Paz y Familia